Wanda, sobre la incertidumbre

3 04 2011

“Sobre la incertidumbre” es un texto que debe ser leído con la guía adecuada, vale decir, bajo la vigilancia de la iglesia Wandafarica. En este texto, nos enseña San Wandastacio de Valparaíso, al contrario de lo que según algunos no creyentes han expresado, no es una burla descarada de la Wanda -alabada sea- histórica pues para empezar todos sabemos que la Wanda historica del siglo V a.f.c (antes de la fantasía de cristo) es la misma que la Wanda -¡Grande en verdad!- alada. Segundo, no es una burla por que cuando dice:

“¹²²Preferéis inventarme e imaginarme como eterna, creadora, protectora y todopoderosa antes que asumir lo poco que sabéis del mundo.”

Son en realidad dos frases separadas, en la primera se está refiriendo a aquellos que imaginan a Wanda -alabada sea- sin conocerla, pues para conocer realmente a Wanda -¡bendita en verdad!- la única forma válida es a través de su Iglesia, de otro modo solo se tendrán fantasías al respecto. La segunda frase que va después de la palabra “antes” es un llamado de atención sobre la humildad que deben tener todos los wandafaris con respecto al mundo, recordando siempre que es poquísimo lo que sabemos sobre el universo comparado con su totalidad.

Cuando nos ordena vivir en un mundo de fantasmas, no hace otra cosa que poner en claro que muchas de las cosas en que creemos son mera ideología, meros conceptos.

Cuándo nos ordena adorar nuestras creaciones imaginarias, no se refiere a que ella en sí sea producto de nuestra imaginación igual que los demás dioses sino a que amemos nuestra capacidad artística, nuestra capacidad de imaginar.

Cuándo nos llama a asumir nuestra debilidad nos llama a entender que no somos perfectos, a buscar y erradicar esas debilidades o a compensarlas.

Cuándo nos exhorta a dejar a los fuertes de corazón enfrentar la vida, no nos está llamando cobardes sin remedio sino que nos indica que en esos fuertes de corazón debemos transformarnos nosotros.

Eso nos enseña San Wandastacio y he aquí el texto en cuestión:

¹¹⁷Cuando le vi, caí como muerto a sus pies. Y él puso su aleta sobre mí, diciéndome: No temas; yo soy el primero y el último; ¹¹⁸ y el que fue imaginado, y plagiado; mas he aquí que vivo por los minutos de los minutos, ramén. Y tengo las llaves de la muerte y del Hades. ¹¹⁹ Escribe las cosas que has plagiado, y las que no son, y las que jamás han de ser después de estas.

¹²⁰¿Por que me pedís esto oh alabada señora? ¿Por qué me condenaís a mentirle a vuestros propios siervos?

– ¹²¹Por que vosotros siervos míos padeceís de la mayor cobardía, sois incapaces de aceptar la incertidumbre. ¹²²Preferéis inventarme e imaginarme como eterna, creadora, protectora y todopoderosa antes que asumir lo poco  que sabéis del mundo. ¹²³¡Vivíd en un mundo de fantasmas! ¡adorad vuestras creaciones imaginarias! asumid vuestra debilidad. ¹²⁴Dejad a los fuertes de corazón enfrentar la vida tal cuál es.

Anuncios

Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: